Medicina del AMAR

Gratitud al origen de esta imagen.

En mi vida antigua (esta misma encarnación, cuando caminaba más en las neuras que en la confianza), tuve una experiencia que quedó en primera línea en mi memoria porque me invitó a mirar la vida desde otro lugar 😉.

Una mujer mayor vinculada a la familia enfermó de gravedad y, en el proceso de desencarnar tuvo momentos de mucha lucidez, en los que decía repetidamentecorazón ‘el amor es lo único que importa, el amor es lo único que importa……’, y mientras lo repetía sus facciones se iban dulcificando y paz-cificando, hasta que desencar.

Hace un par de años me vi en una situación con posibilidad concreta de desencarnar, y por si sucedía, elegí prepararme y me dediqué a investigar todo lo posible del tema ‘qué pasa cuando dejamos el cuerpo’. El denominador común que encontré fue justamentecorazón el tomar conciencia de que el amor es lo único que importa…, lo que confirmó mi sensanción y creencia de que en el paso a la dimensión que sigue nuestras toxinas mentales y emocionales se depuran (se quedan en el nivel de la personalidad que no trasciende a ese plano)… y en ese ‘nuevo’ (eterno) estado sólo nos importa la vibración del amor.

Bon, ya ven que no desencarné jajajaaaa, más la experiencia fue un Rito de Paso poderosísimo. No recuerdo haber sentido tanta paz en mi vida como cuando estaba esperando en una camilla para entrar a cirugía, conectada con la sabiduría del amor..., y nada más importaba.

Esa claridad es la que tiene la amada Naturaleza…, no necesita racionalizarlo para encauzar su evolución dentro de la Ley del Amor. Y para recordarnos, ejemplos nos da tooooodos los días. No se trata del ‘amor romántico’, sino de los códigos de Vida que tenemos en el alma. AMAR es honrar, es concederle a los demás seres el derecho de ser quienes son…, que no es lo mismo que ser el programa que los ha contaminado, en cuyo caso sería concederles el derecho de ser quienes eligen ser, poniendo los límites para la protección propia y de los demás seres (psicópatas de cualquier tipo, por ejemplo).

Para mí, vivir en amor es sinónimo de vivir en confianza con la Sabiduría de la Vida (con el nombre que cada quien tenga para nombrarla), es sinónimo de INTEGRAR los diversos aspectos de la experiencia de estar siendo (Luz y Sombra + Femenino y Masculino…, en su diversidad de expresiones) y aceptar el semáforo de la vida. Esa integración + aceptación nos permite confiar y soltar expectativas, nos permite avanzar y crecer en humildad..., nos permite entrar en la experiencia de amar.

...........................................
¿Estás con la confianza encendida… o creesientes que estás entrampadao en la reactividad de las neuras? ¿Que la confianza no está ocupando el lugar que sirve ocupe para caminar en paz?
...........................................
En la Terapia Psicobioespiritual (Psychobiospiritual Therapy, la hago en español e inglés) que ofrezco, el hilo conductor es mi propia experiencia de vida, la guía (con sus varios ingredientes) que me ha ayudado a moverme de punto A a punto Z para activar el Círculo y caminar feliz, independiente de los desafíos que son parte del vivir nomás.

Presencial y a distancia (skype, zoom, appear). Si estás sintiendo el tilín ¡¡consúltame!! Y si nones, feliz de que lo que comparto esté siendo un aporte para tu sana-acción aaauuuuuuuuu 💜.
………………………………

)O( Samai Mujer Medicina )O(
samai.mujermedicina@gmail.com |FB Samai Ximena Torrico | Página FB Samai
https://www.instagram.com/samai.mujermedicina/ | www.youtube.com/user/SamaiMujerMedicina
www.circulocorazondeluna.com | FB Círculo Corazón de Luna




#samaimujermedicina #medicinandoelalma #despertarmemoria #causayefecto #espiritualidad #habitantesconscientes #biencaminar #bienhabitar #bienintegrar #pazcifiquemos #alegrificar #valordar #rumbosdearmonia #atrevivir

Espiritualidad Merecedora y el buen Arte de Valorar


Caminos varios tiene la vida…, y así también caminos varios tiene la experiencia de vivir en el mundo. Según el camino que tomemos, puede ser una experiencia árida, ingrata, fome… o una experiencia gozosa dentro de los incontables desafíos que encontramos en cualquier forma de caminar. 

En este siglo XXI según la cuenta del tiempo convencional, año 2017, vemos en todas las Direcciones como cada vez más personas se salen, lo más que les resulta, del famoso ‘sistema’, porque ya están saturadas del más de lo mismo que aporta a seguir secando al alma. Y digo lo más que les resulta, porque habitar el mundo saliéndose 100% del sistema es un desafío titánico…, 1) por toda la preparación e inversión inicial que requiere la autosustentabilidad y 2) porque una vez lograda, la autosustentabilidad se castiga, el sistema la castiga con la mayor rudeza que se le permita. Ejemplos son los impuestos al no uso de electricidad de la red (auto generación vía energía solar), leyes que obligan a que laos niñaos participen del sistema educativo convencional, en nombre de sus derechos (castigos para mamá/papá si no lo hacen), multas a quienes toman su alimento de lo que deshechan los supermercados (productos en su fecha de vencimiento, como lo hacen laos freegans por ejemplo)… y etc.

La gente que elige ser libre de ‘la opresión del sistema’ es una gran amenaza para el mismo sistema. Obvio…, la gente que se reencuentra con su libertad interior se siente cada vez más en paz, genera cada vez más alegría, crece en desapego, flexibilidad y adaptabilidad… y por lo mismo es cada vez menos manipulable. Y esto se traduce en que se sale de las estadísticas del consumismo… y bon, suficiente razón para que ‘el sistema’ se inquiete, eh?

Entre las propuestas alternativas al más de lo mismo convencional, están por ejemplo:
  • la dinámica del trueque, cada vez más expandida y popularizada
  • las comunidades con-ciencia y esfuerzo conjunto, sea en formato ecoaldeas o proyectos urbanos
  • la agricultura urbana (parques, aceras, etc.), la agricultura urbana doméstica con variedad de soluciones creativas (techo verde, huerto vertical, etc.)
  • la opción de la bicicleta para no sumar-se a la contaminación, a la destrucción de la industria de energía fósil, etc.
  • el manejo con-ciencia de los desechos domésticos (disminuir bolsas y envases, separación de ‘la basura’, llevar a centros de reciclaje, plásticos al ladrillo PET, etc.)
  • cuidar el agua -usar lo justo- 
  • honrar rutas sustentables para generar energìa 
  • atender las 3R clásicas (reducir, reusar, reciclar) o las 5R que propongo (revisa, rediseña, reduce, reusa, recicla) o las 8R que propone Serge Latouche (re-evaluar, re-contextualizar, re-estructurar, re-localizar, re-distribuir, reducir, re-utilizar, reciclar)
  • y tantas otras propuestas para inclinar la balanza en la dirección del habitar esta Tierra bendita desde el amor, el respeto y la gratitud por nuestro amado planeta, todos sus Reinos y todas sus especies.
  
Y bon, también el bienhabitar el cosmos, porque ya sabemos cuánta basura está generando allá la especie humana terrícola en nombre de ‘la ciencia’. 

En este pulso de vida alternativa, está también la ‘vida espiritual’ (distinto a la vida religiosa, que está enlazada al modo convencional)… y en esa vida espiritual muchaos pulsamos habitar la Tierra desde una presencia consciente e integrada, que re-conoce la esencia de la vida en Todo lo que Es. Dependiendo del camino espiritual que se tome, honraremos esa esencia en un formato o en otro…, sea viajando al interior de nosotraos mismaos para vivenciar la totalidad, subiendo la montaña para integrarnos a la orquesta del Todo, adentrarnos en el bosque para hacer familia con los seres de la Naturaleza, llegar a un lugar sagrado para el encuentro con seres ascendidos -o con hermanaos cósmicos que llegan en sus naves-, vivenciar ceremonias con Plantas Maestras que ayudan a abrir la visión y así el entendimiento del propósito, recordar el arte sagrado ancestral de la alimentación pránica… y pues un gigantesco etc. 

Y dentro de esa ‘vida espiritual’ surgen también propuestas para el buen tejido de los asuntos de la vida en el mundo…, como por ejemplo ‘formas amorosas’ de retribución por lo que sea que andemos precisando. 

No es poco habitual que en los encuentros espirituales de cualquier tipo (meditaciones, ceremonias, talleres, otras actividades) ‘la gente’ espere que sea gratuito en términos de retribución dinero, porque a quien-es está-n sosteniendo la convocatoria ni la Tierra ni el Cielo les cobra por las energías que brindan (lo h e escuchado montón de veces). Más en el contexto habitar-el-mundo no sirve sacar de la ecuación que la-s persona-s que sostienen cualquier convocatoria 1) también pagan cuentas y 2) se ocupan de sostener un nivel vibratorio para que los asuntos resulten, y eso pasa por destinar buena cantidad de tiempo al trasubo (en vez de tra-bajo) personal no lucrativo. Si pensasentimos en, por ejemplo, tradiciones orientales ancestrales que hasta el día de hoy son guía y referente en caminos espirituales, como es el budismo…, y revisamos un pelín su historia, nos encontraremos con siglos de siglos amén en los que las personas que caminan y representan el camino, invierten toneladas de tiempo en su práctica, ya que de otra manera ‘el camino’ se les queda en la teoría. Y dado que si están inmersaos en la sociedad se dificulta enormementecorazón invertir esa cantidad de tiempo no-productivo (en cuanto a la energía que se requiere para subsistir en la sociedad –dinero-), se retiran a templos donde pueden librementecorazón dedicarse a lo suyo sin dejar de recibir alimento o tener techo y túnicas con que cobijarse.

¿Y quien-es financia-n la vida monjil? Pues la misma sociedad, a través de aportes-donaciones, porque considera que la labor que hacen quienes destinan su tiempo al re-conocimiento de ‘lo trascendente’ es enormemente-corazón beneficiosa para la sociedad misma. O sea, en esas socioculturas hacer aportes-donaciones para que continúe la ‘investigación espiritual’ es de lo más natural…, nadie se incomoda con ese modo o propuesta, justamentecorazón por la valoración que le dan al beneficio que luego les llega de esa ‘investigación espiritual’.

Y así las cosas…, en el occidente planetario ¡¡es tan distinto!!

Llevamos por lo menos los últimos 50 años en el trámite colectivo de volver a asignarle valor a ‘lo trascendente’ vs. lo tangible, cuantificable y acumulable…, que es la valoración con la que nos ha programado desde hacen por lo menos 210 generaciones (si calculamos 3 por siglo) el in-famoso patriarcado (data arqueológica ubicando sus inicios en aprox. 5.000 a.c.). Y aun cuando ‘lo trascendente’ está muy cerca al número 1 (o número 1 de frentón) en la lista de prioridades de un pedazo cada vez más grande de población humana, el también in-famoso ‘sistema’ se ocupa diligentemente de boicotear el ‘despertar masivo’, cierto? Lo que se traduce en que la valoración de ‘lo trascendente’ no está aún naturalizada, y para quienes pulsamos ese tipo de vida y actividades sigue siendo un desafío su financiamiento. 

Por supuesto que podríamos tomar la opción monjil y retirarnos a algún templo acorde con nuestra filosofía de vida…, más muchaos elegimos la presencia en el mundo porque por un lado consideramos que es ahí donde están los desafíos de transformación (que raya con nuestro síndrome de salvadoraes jajajaaa), y por otro no estamos dispuestaos a renunciar al sexo compartido (cualquier otro modo distinto al auto-sexo) u otros placeres de nuestra naturaleza humana (renuncia que sigue siendo requisito para la vida monjil). De manera que la ruta habitual para balancear las energías es cobrar por lo que hacemos…, así sostenemos lo mejor posible nuestros asuntos del mundo y, ojalá, con un remanente para posibilitarnos el disponer de buen tiempo un par de veces al año para zambullirnos en la ‘investigación espiritual’ y enriquecer nuestro aporte.

Y considerando que no todas las personas tienen el mismo nivel de ingresos, en la ‘cultura espiritual’ (que de muchas maneras se teje en la ‘cultura alternativa’), también ofrecemos actividades, meditaciones, terapias, etc. en modo “retribución voluntaria, das lo que esté en tus posibilidades o lo que sientes vale lo que recibes”…, y bon, esta ‘alternativa’ es un reflejo de cómo se teje la sociocultura en el lugar dónde este modo se aplica, cuán madura está o no está para valorar el trasubo de otras personas (madurez que sucede cuando llegamos al punto de auto-valorarnos y valorar los frutos de nuestra creatividad y/o dones)

Esta forma parte de la base de que en la comunidad hay honestidad, valoración por el tiempo/trabajo/etc. de las otras personas y entendimiento de que lo que doy hacia 'afuera' me lo estoy dando a mi misma, funciona muy bien en socioculturas ‘maduras’, en las que se alienta el cuidado mutuo y así el sacar provecho de laos demás no es un hábito colectivo. Más en socioculturas donde el programilla incluye la ‘viveza’, pues es un modo que deja la puerta abierta a los malos ratos. Y no porque las personas sean vivarachas necesariamente, sino porque ese es el modo apreHendido (impregnación de la idiosincrasia) y entonces parece de lo más ‘normal’ hacerlo de esa manera. 

Hacen ya varios soles (años) atrás que emprendí el ‘camino espiritual’, cuestionando tantos asuntos del ‘sistema’ y eligiendo no ser parte de ese juego que hasta hoy considero perverso. Y esa decisión me llevó hacia las rutas que camino, en las que honramos desde la profundidad del ser el orden natural de la existencia, los Espíritus de la naturaleza así en la Tierra como en el Cielo…, confiamos con-ciencia en el sagrado propósito de todo lo que es, todo lo que hay, todo lo que sucede, etc. (aunque hagamos mil pataletas de resistencia y rebeldía)…, valorando en profundidad el privilegio de estar transitando por este sagrado Paraíso Terrenal en estos tiempos de tremendo cambio. 

Durante mi formación como sanadora/terapeuta/mujermedicina, que tomó buenos 10 soles (años), no recuerdo haber tenido la posibilidad de aportar en modo “retribución voluntaria, das lo que sientes que vale lo que recibes”…, lo que resultó en una inversión considerable de tiempo-trabajo-energía dinero. Más sintiéndome tan privilegiada en la vida porque todos los proyectos que pulsaba se abrían y la abundancia del Universo me bendecía, elegí iniciar mi camino de ayni (compartir lo que había recibido) en el modo que consideraba amoroso “retribución voluntaria, das lo que sientes que vale lo que recibes”…, claramentecorazón sin ponerme a pensar/sentir si la sociocultura estaba madura jajajaaa. Y ni para qué les digo la de chascos que me llevé (darían para escribir un libro bbuuuu), que no han sucedido por asuntos del tamaño de billetera de quienes retribuyen, sino desde un tema neto de valoración. 

Uno de los casos más llamativos que he vivido es el de una persona que transitaba un tiempo desafiante en su vida (separación, experiencia de exclusión, supuestos problemas con las lukas, etc.) que acudió a mí recomendada por alguna amiga, para iniciar una terapia. En la primera sesión me contó lo tremendo que estaba el asunto dinero en su vida, si por favor le daba una mano, que necesitaba tanto de mi ayuda y etc. Y así acordamos que la retribución sería voluntaria por cada sesión, lo que ella estuviera en posibilidades de dar. Terminamos la sesión y se fue, y yo también salí a un mall cercano en busca de material para un taller que daba en la noche. Y ahí estaba en el mall, cuando ooohhh sorpresa la veo caminando por delante con una amiga, hablando fuerte y riendo… y le compartía que se compararía nomás esas botas, que no importaba si eran tan caras, porque le había sobrado plata de algún asunto ;) .
Y de esas he tenido varias jajajaaaaa…., incluyendo los clásicos ‘uuuyyy no traje mi billetera, te pago después’, ‘me pagan el miércoles, el jueves sin falta te deposito’ en terapias, talleres, actividades varias, ventas…., y también desde personas que me piden las prepare para ‘medicinas de la Tierra’ (o les de un apoyo para completar su preparación)…, algo que hasta hace poco hacía también en modo retribución voluntaria, aún cuando sé que tienen los recursos y podría poner un valor dinero fijo. Terminado el proceso en general me comparten que están muy contentaos y agradecidaos con mi apoyo/acompañamiento…, y a la hora de retribuir algunaos lo hacen desde una gran valoración en el rango de sus posibilidades…. y otraos sucumben a la posibilidad de generarse 'ahorro' para otros fines y hacen una valoración ínfima..., probablemente porque no tienen claro que tarde o temprano se les va a devolver.

AMO la ‘cultura espiritual’ con todos los despertares y posibilidades que trae…., amo la valoración del Ser, la común-unión con el Tejido de la Vida, la conciencia del amor del Sol, de la Tierra, de la Luna, de la Familia Cósmica y planetaria…., AMO estar re-unidaos en Círculo sintiendo la sabiduría del Abuelo Fuego, sintiendo la magia del Cielo, de la Totalidad…, AMO la vivencia de hermandad, de sororidad, de Yo-soy-otra-Tú, de solidaridad, de Familia Planetaria… y un arcoírico etc.  Más eso no me ciega con las funcionalidades de la ‘cultura convencional’…, entre las cuales re-conozco el valor de aclarar el propio valor para resolver los temas que, hasta nuevo aviso, demandan energía dinero.  

Y así, también amo valorar-me, valorar lo que tengo para aportar, valorar mi trabajo, mi energía, mi tiempo..., amo mi merecimiento y no tengo ningún conflicto culposo con también valorizar mi labor.  Y me siento más 'espiritual' que nunca...., con los pies bien puestos en la Tierra.


Buen tiempo para dejar de satanizar esa forma de intercambio, eh?  Y reconciliarnos profundamentecorazón con la energìa del dinero para que encuentre puerta abierta y bendiga nuestra vida terrenal... ¡¡ahaaa!!

)O( Samai Mujer Medicina )O(
samai.mujermedicina@gmail.com | www.samaimujermedicina.com 
www.circulocorazondeluna.com | facebook.com/mujerescorazondeluna 
https://www.instagram.com/samai.mujermedicina/ 


Gratitud al origen de todas las imágenes usadas en este artículo <3 .="" br="">


#samaimujermedicina #habitantesconscientes #biencaminar #merecimiento #valorDar #comoesadentroesafuera #espejoevolutivo #pazcifiquemos #atrevivir